Eva Perón 24 - Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

03442 - 421500 riberas@uner.edu.ar

Preguntas desde el carro

Manifiesto 2015.05.01-primero-de-mayo-003

 

Por Migue Roth* | Fotos: Colectivo Manifiesto y Migue Roth

¿Qué es lo que les preocupa, el caballo, que el caballo tire de un carro, que las familias arriba del carro pasen hambre, que las familias hambreadas que tienen carros tirados por caballos pasen / anden / estén en las calles del centro?

¿A quién le preocupa?

¿Qué les preocupa?                                                             

¿Desde cuándo les preocupa?

 

Manifiesto 2015.05.01-primero-de-mayo-007

 

¿Cuántos carros hay en los barrios? ¿En qué barrios? ¿Por qué en esos barrios? ¿Cuántos caballos no están bien cuidados, cuántos sí lo están? ¿Ellos lo saben? ¿Saben cuántas familias carreras sobreviven tras los caballos, cuántas de esas familias no están protegidas, cuántas de esas familias protegen a sus caballos como un miembro más de la familia; como a un hijo más?

¿Qué organizaciones son las que pretenden eliminar la tracción a sangre (TAS)? ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Qué es lo que buscan? ¿Cómo lo explican? ¿Por qué se asocian con gobiernos y empresas? ¿Qué significan sus convenios con cámaras de comercio? ¿Por qué, desde un comienzo, buscan convencer a concejales y empresarios, en lugar de mostrar sus propuestas a las familias carreras?

¿Por qué sus publicidades muestran a ricos y famosos? ¿Por qué en sus banner aparecen actrices y actores que en su vida se subieron a un carro? ¿Por qué no muestran a los verdaderos protagonistas de la cuestión? ¿Qué hay que esconder? ¿Hay algo que esconder?

 

Carreros - Migue Roth 01

 

¿Qué muestran esas imágenes, qué ocultan, qué dicen?

¿Qué significan los términos utilizados en sus redes sociales: “abordaremos” la situación, “hemos llegado para quedarnos”, “ahora vamos por todo”?

¿Qué implica que estas organizaciones e instituciones se dirijan a ediles y concejales con proyectos, delineando incluso hasta las etapas de implementación? ¿Lo hacen para facilitar la intervención y acortar los tiempos? ¿Acaso esos tiempos que se aceleran no son —justamente— los propicios e indispensables para hacer un análisis correcto y completo de las necesidades? ¿Acaso no son los momentos apropiados para conocer las problemáticas en su contexto y en profundidad y recién preparar un proyecto adecuado?

Publican y promocionan que hacen “escucha activa”. ¿Es su práctica real? ¿Por qué —entonces— se da por hecho que una propuesta puntual de eliminación de la tracción a sangre es la más adecuada? ¿Por qué no se consideran otras alternativas, tan eficaces y efectivas —o más—, a partir de la experiencia y necesidades de las familias carreras? ¿Por qué no hablan de los hospitales veterinarios, por ejemplo? ¿No es una posibilidad rentable?

En contextos con serios problemas en la fiscalización —que deriva en mayor y más prolongada vulnerabilización de los vecinos—, ¿es la sustitución de la tracción a sangre por motos, una solución? ¿Pueden implementarlo municipios que no han logrado manejar políticas sociales de menor complejidad? ¿Pueden estos mismos municipios afrontar los costos de implementación en todas sus instancias, formación, seguimiento seguro de adopciones, realización, evaluación, contratación y pago de trabajo interdisciplinario, arreglo de equipos, desarrollo técnico, divulgación, promoción, coordinación general, logística y control sistematizado que garanticen el cumplimiento de un programa semejante? ¿Puede hacerlo su municipio?

 

Carreros - Migue Roth 03

 

Si “la experiencia de vida, sus saberes culturales y laborales, representan el punto de partida y el punto de llegada de la política pública” (como declara en su portal web la organización más conocida en la eliminación de la tracción a sangre), por qué las familias carreras ni siquiera participan activamente en las decisiones, por qué se enteran —en última instancia— o ni siquiera son invitadas a sesiones de los Concejos Deliberantes? ¿Por qué no comienza la acción con ellos, junto a ellos y por ellos?

“Por los animales”, el primer argumento que muestra la organización en su declaración “¿Por qué decimos basta de TAS?”. Luego —más abajo— se menciona “por las personas”. ¿Es un detalle menor ese orden?

Si las organizaciones/instituciones que trabajan en reemplazar la tracción a sangre, declaran que lo hacen bajo principios como la gestión responsable, el respeto mutuo y la coherencia, ¿qué les impide practicar la norma esencial de la Carta Humanitaria: «la respuesta humanitaria debe estar centrada en las personas»?

¿Conocen el principio humanitario por excelencia: «evitar exponer a las personas a daños adicionales como resultado de nuestras acciones»?

¿Qué es lo que les preocupa, en realidad, el caballo, que el caballo tire de un carro? ¿Que las familias arriba del carro pasen hambre, que las familias hambreadas que tienen carros tirados por caballos pasen / anden / estén en las calles del centro?

¿A quién le preocupa?

¿Qué les preocupa?                                                             

¿Por qué les preocupa?

 

*@MigueRoth es realizador multimedia, fotoperiodista y cronista freelance. Actualmente es asesor de comunicación para agencias humanitarias y colaborador en medios nacionales e internacionales; se especializó en periodismo y acción humanitaria y su mirada está enfocada en las problemáticas sociales latinoamericanas y sus transformaciones. Viaja, busca y escribe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>